Publicada en

¿Qué pasa con tu tetas?

Se han dado cuenta que cada vez que nos duelen las tetas las apretamos. Es instintivo sostenerlas como protección inconsciente para cuidarlas y aunque en algunos momentos se roban toda la atención porque se encargan de darnos placer y también alimento, lo cierto es que nos olvidamos de su presencia porque no siempre duelen. La pregunta es ¿por qué duelen? primero porque cambian con los ciclos, según la fase, o incluso debido al tamaño. A ratos se siente más en los costados, o hacía el centro, pueden doler los pezones y hasta las axilas.

Las tetas duelen porque son parte de nosotras, hay grandes, pequeñas, blanditas, operadas, con cicatrices, asimétricas, con estrías, pero al fin y al cabo son nuestras tetas. A ratos pueden doler por la ovulación, o porque atraviesas la menstruación. Las mamas son glándulas vivas y son cíclicas porque responden a las hormonas de nuestro cuerpo. Raro es cuando hay dolor excesivo, sí este es intenso se le conoce como mastalgia y sí existe tal situación lo más adecuado es asistir al mastólogo.

Tenemos que ser conscientes de lo que pasa en nuestro cuerpo, no podemos olvidar que las patologías malignas son silenciosas y generalmente no avisan con dolor, así que procura registrar cualquier cambio en el pecho y mitiga las molestias retirando el brasier de vez en cuando, simplemente deja que tus tetas puedan ser, estoy segura que cuidarlas traerá muchos beneficios.

Obvio no siempre van a verse igual, ten presente que con el paso de los años todo tejido cambia, es posible que los pezones apunten hacia abajo, tengan apariencia estirada o aplanada y salgan estrías, pero alteraciones como secreciones en el pezón, la piel fruncida, con bultos o significativamente diferentes, deben ser atendidos por un profesional.

Por ejemplo una de las etapas con mayor cambio para las mamas es la menopausia, allí se reduce gradualmente la producción de estrógenos y esto hace que la piel se hidrate menos, así que es clave siempre tenerlas muy en cuenta en tu rutina de autocuidado a través de la alimentación y la actividad física controlada.

Publicada en

Anticonceptivos naturales, ¡la panacea!

A lo largo de los años la responsabilidad del embarazo ha recaído generalmente sobre la mujer, porque vivimos en un sistema patriarcal que invita a los hombres a que se desvinculen del conocimiento del ciclo menstrual, llevando a que ellas también estén inmersas en el desconocimiento y la falta de información, porque no hay educación menstrual de calidad en las aulas y tampoco recibimos las bases adecuadas para construir una sexualidad en pareja, es por ello que acá les hablaré de una herramienta poderosa para las mujeres que desean finalmente abandonar la pastilla anticonceptiva y darle la bienvenida al conocimiento de sus cuerpos y el disfrute en pareja.

El método sintotérmico se resume como un instrumento de gestión de la fertilidad y también es una forma de monitoreo de la salud en general, donde se concentra un sistema estandarizado de autoconocimiento que está basado en la fisiología reproductiva, es decir, que brinda información precisa a través de la observación y el registro diario de biomarcadores como el fluido cervical, la temperatura corporal basal y los cambios del cérvix, los cuales son indispensables para identificar plenamente la ventana de ovulación y trabajar en función de lograr o evitar un embarazo.

Moco cervical fértil

Entre sus grandes beneficios, este anticonceptivo natural permite identificar el momento en que puede ocurrir el embarazo, es un recurso valioso que registra datos sobre la salud reproductiva y es de gran ayuda para la toma de decisiones personales de salud, permitiendo comprender tu cuerpo a lo largo de los años fértiles y diversas etapas como la menopausia y el postparto. Pero además, a la hora de hablar del método sintotérmico, también tenemos en cuenta que las mujeres no estamos fértiles todo el ciclo, que la fase folicular es una etapa donde fabricamos hormonas sexuales implicadas en el mantenimiento de nuestra salud y el desarrollo pleno del organismo y qué aprender de este proceso es casi tan parecido como aprender a manejar un auto. Requiere constancia.

Aunque no ha sido un método masificado, porque no funciona de forma automática, sí es una herramienta poderosa y súper efectiva para brindar soberanía sobre nuestros cuerpos, porque finalmente en el conocimiento del mismo, podemos mitigar el miedo y finalmente darnos cuenta que podemos administrar nuestra naturaleza reproductiva de forma comprensible y cercana, sin tener que acudir a los terribles anticonceptivos que únicamente hacen ver la fertilidad como una enfermedad que debe tratarse con fármacos

Sí eres una mujer que desea alcanzar esa soberanía corporal y volverse una experta en ella misma, debes empezar a entender cómo funciona el ciclo menstrual, los biomarcadores y sus hormonas, aprender el método sintotérmico realmente te cambiará la vida y te dará las herramientas para vivir plácidamente tu sexualidad, si deseas comenzar este proceso te recomiendo una educadora para aprenderlo a cabalidad y en instagram encontrarás buenas tutoras y expertas en el tema, acá te dejo algunas opciones 😉

@saber.mujer, @sontushormonas, @metodosintotermico @sintotermicasenred

.

Publicada en

MENARQUÍA

Es la primera menstruación y muchas de nosotras tenemos recuerdos distintos de ése momento porque lo vivimos desde la vergüenza, el miedo o la soledad. Nos parecía que la menstruación era traumática, que era una molestia, por eso crecimos ajenas y desconectadas de nuestra sabiduría interna porque no tuvimos un acompañamiento adecuado de ese proceso. A pesar de tantas cosas, yo anhelaba la llegada de mi primer periodo, lo que no sabía era con qué me enfrentaría a lo largo de mi vida.

Por eso te propongo cambiar y ofrecer un mensaje empoderante para transmitir a las niñas desde muy jóvenes, hacerlas conscientes del poder que esconde la naturaleza cíclica, porque si tan sólo hubiéramos recibido la información acertada, creceríamos seguras de sí mismas, con mucho más amor propio y respeto por el cuerpo.

Sin duda alguna una de las claves más importantes para el desarrollo de la sociedad es la educación, por eso es importante que desde muy jóvenes enseñemos a los pequeños cómo acabar con la ignorancia y el tabú existente. Si hablamos de menstruación, la “primera vez” tiende a ser un momento atemorizante para muchas niñas, por eso hay que suprimir frases como: “la regla es dolorosa”, “empiezas a ser mujer” “la sangre es un desecho”.

Enséñales mejor que menstruar es un signo vital, de hecho es la señal más clara de que estamos sanas y que nuestro cuerpo está funcionando en óptimo estado. La idea de que menstruar es una enfermedad y que se debe vivir con dolor está mandada a recoger, además sí esto sucede, es porque algo en el organismo no está funcionando bien.

Recuérdalo muy bien, menstruar es un superpoder. Dentro de tu cuerpo todo un sistema se moviliza para brindar un equilibrio hormonal perfecto, el saber cómo funciona el ciclo te evita malos ratos, te permite administrar mejor la energía y el rendimiento físico, logras ser más productiva, además que aprendes a vivir mucho más tranquila porque reconoces tus variaciones emocionales.

La sangre menstrual no es un desecho, no huele mal y no da asco, está compuesta de células madre, lípidos y nutrientes valiosos, su origen no es violento y no hay nada anormal en el proceso menstrual, todo lo contrario, la menstruación es pura vida porque incluso sirve de abono para las plantas, pero eso es tema para otro post, por ahora necesitamos transmitir con naturalidad lo que significa la menstruación y el ciclo menstrual a los más jóvenes.

Si te gustó este post, compártelo con una persona que podría servirle.

..

#SaludMenstrual

#Menarquía

#EducacionMenstrual

#Naturalezaciclica

#Sangre

#LaMenstruacionEsUnSuperpoder

Publicada en

¿QUÉ TE HACE EL ESTRÉS?

Seguramente ya sabes que el estrés es el gran enemigo del ser humano, es posible que lo hayas escuchado en noticieros, centros de salud y la verdad es que decidí abrirle campo al tema con más profundidad. Cabe resaltar que desde la salud menstrual, el estrés trae consecuencias negativas para el cuerpo femenino, altera el ciclo y produce inflamación, pero lo que pude encontrar más allá del género me dejó más sorprendida, porque su efecto es completamente nocivo para el organismo humano, generando grandes cambios en hombres y mujeres, así que vamos a ver con qué nos estamos enfrentando realmente.

Entremos en materia. Resulta que 40 años atrás las investigaciones médicas apuntaban a que el estrés disminuía el sistema inmune, tanto que de hecho en cualquier tipo de trasplante, medicamente se coloca al organismo bajo el efecto de las hormonas del estrés para proceder y evitar cualquier rechazo del órgano trasplantado, ya que así es más fácil la adaptación al nuevo cuerpo.

Una de las grandes dificultades con las que se enfrenta el ser humano, radica en detectar cuándo se experimenta estrés, aunque la medición del cortisol es una herramienta usada para ello, no hay una fórmula exacta que indique su presencia, por eso acá te muestro tres indicadores que sirven de alerta:

  1. Excitación fisiológica medible
  2. Sensación de que el estímulo es aversivo
  3. Perder el control frente al estímulo

Cuando el sistema sensorial detecta peligro secreta mucha adrenalina, lo cual se traduce en estrés, lo irónico es que ya no necesitas huir de un león como pasaba siglos atrás para producir cortisol, los estímulos estresantes de la actualidad están relacionados con los problemas de dinero, las familias infelices, y meses y años de agotamiento laboral acumulado. Así que el estrés genera ondas irregulares que van desde el corazón hasta el cerebro y cambian la química haciendo que nuestro cuerpo entre en estado de resistencia, lo cual afecta la sangre, se cambia el pH y genera acidez localizada que se resume en inflamación y va quemando el cuerpo lentamente.

Entonces la alta exposición de cortisol, dificulta el aprendizaje, la memoria y va lastimando el hipocampo, por eso la mejor manera de gestionar el estrés involucra mantener el control sobre tu vida y gracias a algunos métodos como la meditación, mantener fuerte los lazos familiares, reírse de la vida, practicar yoga o ejercicios de respiración, dormir bien, mantener descansado y hacer actividad física, van a reducir significativamente los niveles de cortisol y mejorarán definitivamente tu estilo de vida.

Ahora que ya sabes qué le hace el estrés a tú cuerpo, ¿cómo eliges cuidarlo? Les leo.

#estrés  #ciclomenstrual #salud #estilodevida #amorpropio

Publicada en

SEXO, CUANDO NO HAY SEXO

Hoy vengo a hablar de masturbación, el arte amatorio más antiguo de la historia que además dice mucho de nuestro autoconocimiento y amor propio. Y es que quién no se haya hecho una “paja” es porque no dejó salir a flote la ingenuidad sexual. Lo cierto es que algunos tuvimos la suerte de permitirnos el placer y por eso quise hacerle tributo al arte de la masturbación, porque ¡ojo! requiere de ganas y curiosidad ser tu mejor amante.

Recordemos que originalmente el placer se ha pensado únicamente para el hombre, pero gracias a la liberación femenina de los últimos 50 años, sumado a algunas investigaciones de la industria médica se amplió el espectro hacia la genitalidad femenina, y es que no por nada nuestra vulva y vagina están hechas para ello, sin olvidar al grandioso clítoris y las glándulas vestibulares que además de brindar esa textura húmeda y calentita tan particular, nos regala multiorgasmos y momentos de felicidad.

Hay que empezar por algo importante y es que el goce no depende únicamente de la penetración, está relacionado con sentirnos bien y conectar con el momento presente, olvidando las distracciones para lograr una verdadera compenetración. Otro punto relevante, es dejar de lado el tabú. Aquellos cuerpos libres de pensamientos limitantes son propensos a vivenciar picos de placer y por ende son cuerpos repletos de oxitocina. De hecho la masturbación no solo es un placer solitario, sino que además enseña a la pareja a lograr mejor afinidad, ya que ayuda a encontrar el ritmo justo para tocar y acariciar mejor. Y aunque para algunas personas existe tabú frente a la masturbación en pareja, sería bueno dejar de lado el pudor y sacar los beneficios que se logran porque se refuerza el vínculo y se fomenta la confianza con el otro, haciendo que nuestra pareja se sienta deseada.

Más que timidez, la cuestión depende de nuestro sistema de creencias en torno al tema y la educación que recibimos al respecto, también factores como el autoconocimiento, amor propio y aceptación corporal, permiten que esta práctica sea normalizada. Por eso me pregunto, ¿cómo es posible que nos hayan negado la masturbación durante tanto tiempo?, si gracias a ella la vagina se mantiene limpia, se suprimen cólicos menstruales, se duerme mejor, se libera estrés y conectamos más con nuestras fantasías, logrando estar más activas eróticamente.

Por otro lado, cuando el hombre intenta ser padre lo recomendable es no abandonar la masturbación, de hecho según investigaciones de la Universidad Autónoma de Madrid, repetir la práctica cada dos o tres días renueva el esperma y aumenta las posibilidades de un embarazo, ya que desarrolla los niveles de cortisol y mejora el sistema inmunológico. En el caso de ambos, la masturbación fortalece el suelo pélvico y repercute de forma benéfica en la salud, previniendo la disfunción eréctil en ellos y la incontinencia urinaria en ellas, así que deja de lado la vergüenza y anímate a disfrutar así no tengas pareja.

Sabemos que hay estereotipos en torno a la masturbación y al placer en general, porque venimos de una cultura represiva donde la única educación sexual y finalidad era prevenir enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados, en ningún momento se nos habló de placer y autoestima sexual en la adolescencia, por ese motivo hay mucho desconocimiento de nuestro potencial erótico, por suerte cada vez tenemos acceso a una educación y formación en torno a la sexualidad que permite hablar abiertamente y abordar el tema con normalidad como tantos otros de nuestra vida, así que no lo dudes y ¡ve a divertirte!

Publicada en

CUERPOS FUERA DE LA NORMA

Hay algo cierto y es que los cuerpos menstruantes no encajamos en las enciclopedias, primero porque la investigación en el tema es relativamente nueva y segundo, porque así como lo expongo en mi libro La Menstruación Es Un Superpoder, somos cíclicas y variamos como mínimo 4 veces en cada ciclo, es decir, que mínimo somos cuatro mujeres en una, así como Miranda Grey lo resume en arquetipos, Erika Irusta lo expone en fases que incluso pueden multiplicarse.

Empoderamiento desde la educación menstrual

Vengo investigando y escribiendo del tema hace años porque me apasiona, pero a lo largo de este tiempo he descubierto con tantas mujeres que he conocido, lo diversas que somos. Todas y cada una terminamos siendo un universo diferente, no sólo porque nos alimentamos, tenemos actividades distintas y estamos bajo diferentes niveles de estrés, sino porque el primer error que cometemos es pensar que nuestros ciclos siempre son idénticos, ni siquiera en nuestro cuerpo sucede así, ya que continuamente está cambiando y renovando tejido.

También es cierto que en general las mujeres nos parecemos, pero más qué química es porque nacimos bajo el mismo sistema patriarcal. Y no quiero que los hombres se pongan sensibles con el tema, sino porque los patrones aprendidos a lo largo de la historia, apenas posibilita que en los últimos 200 años vayamos apropiándonos del cuerpo.

Algo importante que debes saber es que cuando ya tienes experiencia registrando tú ciclo, puedes intuir cambios según cómo te vas sintiendo y no hablo de conocer lo que dice una web, o una aplicación de celular (que es cero precisa), o incluso los mismos libros, sino hacer la tarea de agendar en cíclico te brindará información única y valiosa que desconocías. Algo así como unos puntos cardinales de tu organismo, que facilitan y te ayudan a detectar una enfermedad, o cuándo está pasando algo, porque sensibilizas la información y delimitas tu propio perímetro. Por eso necesitas conocerte completamente y no obligarte a amoldarte a los estereotipos creados.

Incluso considero que la libertad comienza cuando eres tú propia norma, ya que tus relaciones, tu trabajo, tu historia familiar y la cultura que te rodea, forman todo lo que eres, por eso es tu responsabilidad saber de ti, porque si conoces tus ciclos y por ejemplo te sientes rara en la fase ovulatoria, como que algo no encaja… entonces investiga. Profundiza en la experiencia de crear conocimiento que nos sirva y validar la experiencia de los cuerpos menstruantes.

La ovulación es un signo de vitalidad

De hecho nuestro ciclo debería girar en torno a la ovulación, no a la menstruación. No solo porque ahí nace la educación menstrual, sino que esto ayuda a entendernos y saber cómo funciona fisiológicamente nuestro organismo, nos permite detectar patologías, saber cuándo va a venir el periodo, cuánto está durando mi fase lútea y precisar cuándo es el mejor momento para programar un embarazo. Al menos sabré qué sucede en esos 500 ciclos que vivo en etapa fértil, algo así como 35 años de magia pura, porque definitivamente conocer el ciclo te facilita y te mejora la vida. Solo tú puedes llegar a esa información, así que si quieres adentrarte en tus carnes, te recomiendo adquirir mi libro disponible en nuestra web lacopitamenstrual.com y en redes sociales.

.

.

.

.

.

#LaMenstruacionEsUnSuperpoder

#libro

#ciclomenstrual

#saludíntima

#educaciónMenstrual

#cíclicas

Publicada en

HAGA LAS PACES QUE ¡ESO ES SUYO!

Descubra cómo liberarse del tabú y no fracasar en el intento.

En mi generación la masturbación femenina era un tabú completo, recuerdo que a mis 20 tocaron el tema en un auto y ninguna de mis amigas quiso hablarlo; obviamente fui una cobarde porque también me quedé callada, pero me convertí en una defensora porque conozco los beneficios físicos y mentales que proporciona, además de lo práctico que puede resultar en la tarea del autoconocimiento. En ése entonces hablar de masturbación era difícil, mientras que los hombres nombraban el tema para hacer chistes, las mujeres lo evitábamos para no poner el placer en evidencia. Soy una convencida de que nosotras necesitamos muchos orgasmos y atención, por algo tenemos más de 8.000 terminaciones nerviosas en el clítoris, el doble de las que tiene un pene. Incluso creo que nuestra vida no puede estar supeditada a traer niños al mundo, formar una familia y encargarse de todo, menos de nosotras mismas. Pero además, pienso que no debemos estar prestando la vagina sin preocuparnos por los orgasmos y los cuidados, que bien merecido sí tenemos.

Todas las mujeres comenzamos la masturbación en etapas diferentes, algunas empiezan de niñas frotando sus genitales a través de la ropa, o incluso rozando algunas superficies de forma inconsciente. Otras como yo, recordamos algún suceso, o imaginamos la presencia de alguien que nos atrae para entrar en materia. Otras irán directo al grano y preferirán la penetración. Lo importante acá es darse el gusto y concentrarse, soltar la ansiedad y tener un espacio para estar cómodas y, seguras, incluso tiempo para darse un masaje.

Personalmente me entristece cuando una mujer dice que no disfruta masturbarse porque siento que está transmitiendo la responsabilidad del orgasmo a su pareja. Entonces la pregunta sería ¿cómo exigir orgasmos, si no puedes conseguirlos por tu propia cuenta? Uno de los motivos radica en que a las mujeres no se nos educa para el placer y diversos factores como la religión, la sociedad y el patriarcado se convierten en una carga para la correcta apropiación del cuerpo, sumado a la falta de educación, el pudor, o incluso el miedo a lo desconocido, que juegan como factores determinantes a la hora de masturbarnos. Lo importante es que no hay nada más valioso que amarnos y conocernos a profundidad porque de ahí nace el verdadero empoderamiento, es decir, cuando no hay una masturbación y acercamiento con el cuerpo, en mis deseos y mis anhelos siempre faltará una conexión que en algunas personas puede traducirse en imposibilidad para lograr el orgasmo.

Sumado a eso, el clítoris no es un órgano fácil de estimular y menos cuando no hay experiencia, pero se aprende a dominar con el tiempo, ya que asegura orgasmos por penetración incluso mucho más fuertes y duraderos a través de su estimulación. Una vez te animes y estés relajada, será más fácil ir por un orgasmo, ya que la masturbación es el ABC del empoderamiento sexual y del conocimiento propio, por eso existen dos formas sencillas de hacerlo, lubricando y bordeando el clítoris con saliva o lubricante a base de agua, o masajeando de forma circular con un poco de presión. Esas técnicas lograrán que los músculos de la vagina se empiecen a tensionar, hasta sentir contracciones y cosquilleo por todo el cuerpo y lograr el orgasmo, acá lo importante es aprovechar que nuestro cuerpo es una herramienta de placer por eso hay que tocarlo, explorarlo y abandonar cualquier sentimiento de vergüenza, al estimular los puntos adecuados te permitirás hallar más rápido la forma de lograr el tan buscado orgasmo. ¡Mucha suerte!

Publicada en

VIRGINIDAD Y COPA MENSTRUAL, UN TABÚ QUE SE MANTIENE

tipos de himen

Mucho se habla de esta solución alternativa para suprimir los desechables, pero siempre surge la duda si es posible usar la copa menstrual antes de tener la primera relación sexual y la respuesta es sí. Después de haber tenido tu primera menstruación puedes utilizar sin ningún problema la copa menstrual, especialmente aquellas que están diseñadas para mujeres jóvenes, vienen en tamaño mini, ya que perder la virginidad o lo que esta palabra significa, hace referencia en este artículo al contexto de penetración durante el coito sin importar el sexo de tu pareja.

Ahora sí entremos en materia, delimitado el tema sexual entre tantos misterios que esconde el cuerpo femenino, el himen sigue siendo a nivel social un sello de pureza en la mujer, contrario a lo que se cree el himen es un tejido elástico irregular pero nunca cubre la totalidad de la entrada vaginal porque debe permitir la salida de la sangre menstrual. De hecho, al contrario de lo que se piensa, el himen se puede estirar con penetración vaginal, masturbación y autoexploración, pero ¡Jamás lo pierdes! él será parte de tu cuerpo toda la vida, e incluso puede que se repliegue y se suavice haciéndose menos visible, pero siempre estará ahí.

Lo importante es que podemos concluir que llegó la hora de conocer nuestros cuerpos, crecimos con tanta desinformación y mentiras durante siglos que no podemos seguir perpetuando lo mismo a las generaciones venideras. A continuación les comparto una imagen con los diferentes tipos para que estén documentadas, pero recuerden que el himen imperforado, o microperforado que aparece en la imagen, hace referencia a un pequeño defecto de nacimiento que debe ser tratado quirúrgicamente y en todos los casos, no deja de ser una membrana flexible. Si deseas utilizar una copa menstrual ¡solo tienes que ponerte en ello! Es cuestión de paciencia y planificación. ¡Muchos éxitos! 🙂

Publicada en

Sexo y menstruación, una mezcla perfecta

Me he dado cuenta que mientras transcurre mi menstruación ando más libidinosa que de costumbre, al parecer se despierta en mí una mujer sabia, tranquila, y sobretodo sexual que lucha por mostrar su personalidad. Me vi tan tentada a investigar esto que terminé afirmando lo beneficioso que puede ser la combinación sexo y menstruación, siempre y cuando exista una buena dosis de complicidad y responsabilidad con la pareja.

Como es costumbre a la hora de investigar estuve detrás de algunos textos y ensayos donde pude evidenciar, cómo a través de los años las mujeres hemos sido mutiladas frente al deseo y cómo la sociedad nos obliga a ver nuestra sexualidad exclusivamente ligada a la reproducción, por eso la relación del sexo y la menstruación hasta hace 10 años no era bien vista, no era un tema que se tocara en reuniones sociales, de hecho algunos pensaban que era contraproducente para la salud masculina porque el sangrado era un desecho. Incluso sigue siendo tan nuevo que solo hasta hace 4 años empecé a leer publicaciones en redes, diarios y revistas como algo normalizado, porque el tema se había tornado importante, o al menos llamativo para la industria farmacéutica.

Lo bueno e interesante del asunto es que unir sexo y menstruación en una frase puede traer como resultado orgasmos más intensos, sensaciones más placenteras para ambos gracias a la lubricación y al aumento de la temperatura corporal, además que algunas mujeres afirman mejoría de las molestias e incomodidades, porque la actividad sexual ayuda a descongestionar el desprendimiento del endometrio y generalmente quiénes lo practican tienden a ser personas más abiertas sexualmente, ya que están desligadas al temido pudor menstrual.

Tabú o no, siempre me pregunté ¿Por qué tanto misterio en una vagina que sangra? ¿De dónde sacaron la idea de que era perjudicial para los hombres? ¿Acaso menstruar es una enfermedad no reconocida por la ciencia? O ¿Será qué nuestros endometrios “putrefactos” no son los mismos encargados de gestar vida humana? Cuando me hice consciente de cada dato que giraba en torno al tema, pude evidenciar el problema y la falta de consciencia social frente a nuestros cuerpos, por eso el siguiente paso era la exploración y probablemente el mejor resultado fue que la menstruación pudo permitirme otras posturas y también cuestionar mis prejuicios, no solo porque pude promover el placer sin calendario, sino abrir y fortalecer un nuevo capítulo de confianza y comunicación con mi pareja.

Y si hablamos de efectividad, la copa menstrual es una gran aliada para estas ocasiones, ya que evita fugas del sangrado hasta por 12 horas y permite activar otros mecanismos como el sexo tántrico, o la concentración en el clítoris. Créeme, tener sexo durante la menstruación es una gran experiencia en pareja, es necesario que haya consenso porque tus hormonas estarán de fiesta, lo importante es que no olvides el preservativo y si lo que no quieres es ensuciar, termina en la ducha y listo! Cabe resaltar que en esta fase también existe la posibilidad de embarazo, a pesar de que sea muy baja porque la ovulación varía ciclo tras ciclo.

Publicada en

Tu misoginia me seca la vagina

Así es, estoy cansada de tener que arreglar cada tanto mi frágil confianza hacia los hombres heterosexuales y veo algo jodidamente mal en ello. Mientras más valiosa y valiente me siento gracias al feminismo, más rota y dolida me deja el machismo y la misoginia.

Es triste ver como los hombres solo nos miran como juguetes sexuales y día tras día escucho mujeres quejarse porque sus parejas no las valoran, o porque parece que nosotras no pudiéramos ser seres deseantes en ningún momento. No hago sino pensar que el gran tabú de estos tiempos se ha vuelto la ternura, la gratitud, la complicidad y la humanización de la compañera sexual.

Me duele ver como la lucha feminista muere degradada en la peor escena de porno imaginable, porque al parecer los machitos solo quieren usar nuestro cuerpo como sanitario. Parece increíble tener que hacer énfasis en que acostarse con alguien es de gran intimidad y que el acto sexual no es un gimansio, ni nosotras una maquina para hacer pierna.

Me parece absurdo en pleno siglo XXI tener que decir «Soy un ser humano, mírame a los ojos y respétame» para ver si paran de pensar en agujerearme los agujeros, o que unicamente me vean como un juguete sexual. Qué desdibujado ha quedado el respeto hoy en día, sobretodo cuando veo que a los hombres heterosexuales les genera repulsión el cariño, porque al parecer están tan confundidos que piensan que abrazar a la compañera sexual significa matrimonio.

Gracias a @adee_sintierra por su magnifica ilustración
y al #feminismo por abrirme los ojos.