Publicada en

Sexo y menstruación, una mezcla perfecta

Me he dado cuenta que mientras transcurre mi menstruación ando más libidinosa que de costumbre, al parecer se despierta en mí una mujer sabia, tranquila, y sobretodo sexual que lucha por mostrar su personalidad. Me vi tan tentada a investigar esto que terminé afirmando lo beneficioso que puede ser la combinación sexo y menstruación, siempre y cuando exista una buena dosis de complicidad y responsabilidad con la pareja.

Como es costumbre a la hora de investigar estuve detrás de algunos textos y ensayos donde pude evidenciar, cómo a través de los años las mujeres hemos sido mutiladas frente al deseo y cómo la sociedad nos obliga a ver nuestra sexualidad exclusivamente ligada a la reproducción, por eso la relación del sexo y la menstruación hasta hace 10 años no era bien vista, no era un tema que se tocara en reuniones sociales, de hecho algunos pensaban que era contraproducente para la salud masculina porque el sangrado era un desecho. Incluso sigue siendo tan nuevo que solo hasta hace 4 años empecé a leer publicaciones en redes, diarios y revistas como algo normalizado, porque el tema se había tornado importante, o al menos llamativo para la industria farmacéutica.

Lo bueno e interesante del asunto es que unir sexo y menstruación en una frase puede traer como resultado orgasmos más intensos, sensaciones más placenteras para ambos gracias a la lubricación y al aumento de la temperatura corporal, además que algunas mujeres afirman mejoría de las molestias e incomodidades, porque la actividad sexual ayuda a descongestionar el desprendimiento del endometrio y generalmente quiénes lo practican tienden a ser personas más abiertas sexualmente, ya que están desligadas al temido pudor menstrual.

Tabú o no, siempre me pregunté ¿Por qué tanto misterio en una vagina que sangra? ¿De dónde sacaron la idea de que era perjudicial para los hombres? ¿Acaso menstruar es una enfermedad no reconocida por la ciencia? O ¿Será qué nuestros endometrios “putrefactos” no son los mismos encargados de gestar vida humana? Cuando me hice consciente de cada dato que giraba en torno al tema, pude evidenciar el problema y la falta de consciencia social frente a nuestros cuerpos, por eso el siguiente paso era la exploración y probablemente el mejor resultado fue que la menstruación pudo permitirme otras posturas y también cuestionar mis prejuicios, no solo porque pude promover el placer sin calendario, sino abrir y fortalecer un nuevo capítulo de confianza y comunicación con mi pareja.

Y si hablamos de efectividad, la copa menstrual es una gran aliada para estas ocasiones, ya que evita fugas del sangrado hasta por 12 horas y permite activar otros mecanismos como el sexo tántrico, o la concentración en el clítoris. Créeme, tener sexo durante la menstruación es una gran experiencia en pareja, es necesario que haya consenso porque tus hormonas estarán de fiesta, lo importante es que no olvides el preservativo y si lo que no quieres es ensuciar, termina en la ducha y listo! Cabe resaltar que en esta fase también existe la posibilidad de embarazo, a pesar de que sea muy baja porque la ovulación varía ciclo tras ciclo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *